¿Hay peligro de un nuevo corralito en Argentina?

¿Hay peligro de un nuevo corralito en Argentina?

En los últimos meses empezamos a ver en las redes sociales el rumor de un corralito bancario en Argentina. Aquí vamos a intentar responder qué puede pasar con este tema. Lógicamente, hay mucha gente que tiene esta inquietud sobre la posibilidad de este problema conocido por todos vuelva a repetirse. Estamos en una situación de suma preocupación porque vemos que las restricciones al dólar hicieron crecer aún más el desconcierto y la incertidumbre sobre nuestro futuro.


Hay quienes tratamos de buscar paralelismos con el pasado. Entonces ahí es cuando volvemos a hablar de un supuesto corralito. Hay dos posturas sobre este tema: una optimista y una pesimista. Veamos qué nos dicen:

La visión optimista:

La situación del 2001 no es igual a esta. En el 2001, la gente quería retirar dólares cuando había pesos en sus cajas de ahorros. Esto sucedía porque en ese entonces los bancos prestaban dólares.


Ahora tenemos una caja de ahorros en pesos y una caja de ahorros en dólares, y está diferenciado en las reservas. Y con los pesos no tienen problemas porque (lamentablemente) el Banco Central imprime todos los que quiere.

Hoy ese dinero en dólares se encuentra realmente en esa moneda. Y pusieron tantas restricciones que se supone que no van a salir dólares, aunque va a aumentar el precio de los U$S paralelos.

El sistema financiero se encuentra mucho más sólido de lo que era en el 2001. La liquidez del sistema en moneda extranjera está en torno a un 75%.

Esto significa que del total de los depósitos en moneda extranjera, un 75% están en efectivo en los bancos, cosa que no ocurría en el 2001 donde el encaje era muy pequeño. Entonces cuando los ahorristas fueron en masa a querer retirar sus dólares, los bancos no los tenían porque los habían prestado.

Ahora la situación es muy diferente porque “los dólares en los bancos están” según explican Mariano Gorodisch y Ramiro Marra. Pero si fueran la totalidad de los ahorristas a retirar sus dólares, ahí habría un colapso, aunque esta situación es muy poco probable.

De todas formas, el consejo es que si alguien tiene dudas sobre la seguridad de su dinero, no tiene por qué dejarlos en el banco y estar sufriendo por la incertidumbre. Si uno quiere tener más tranquilidad, vaya al banco y retírelo.  

La versión pesimista:

Por el contrario, analistas financieros como Marcelo Trovato o Javier Milei comentan que “tenemos un Banco Central absolutamente vacío de reservas líquidas” y solamente quedan reservas en oro. Y hoy por hoy es muy difícil hacerlas líquidas rápidamente.  
Por otro lado está el swap con China. Mucha gente está confundida porque solamente lo podemos usar haciendo comercio exterior con China. No lo podemos transformar en dólares.

O sea que lo único que tiene el Banco Central en este momento son los encajes de los bancos. Pero son los depósitos nuestros los plazos fijos, que los bancos dejan en garantía en el Banco Central. Esos encajes se han reducido durante estos meses.

Y según Trovato, los directores de los principales bancos ya fueron comunicados a través del mismo Ministerio de Economía, que puede implementarse un plan que no es precisamente un Plan Bonex como se esperaba, sino un “Plan Pesos”. Significa que podría haber una pesificación compulsiva de todos los ahorros, cuentas a la vista y plazos fijos que tiene la gente depositada en los bancos en dólares.

Seguramente previo a esta medida habrá una pequeña devaluación, de manera tal de que la conversión a pesos no se haga a un precio tan bajo, sino un poco más alto (que la cosa duela un poquitito menos). Pero sigue siendo un robo gravísimo lo que le podrían hacer al pueblo. Una medida desesperada.

Hay un ejemplo muy gráfico: cuando el intercambio de divisas es una puerta giratoria, por un lado se van las divisas a través de las importaciones, y por otro lado ingresan las divisas a través de las exportaciones. Hoy es a esa puerta giratoria está absolutamente sellada y amurallada.

Los bancos están devolviendo los dólares porque la gente los retira. En la medida en que la gente vaya retirando sus U$S, lo que hacen los bancos es decirle al Banco Central “¿me devolves los dólares? porque ahora me sobran encajes, devolveme dólares porque se los tengo que dar a la gente”.

Por eso hacen dos cosas: piden dólares la Reserva Federal para que los traigan a la Argentina, (para tener el billete físico) y al mismo tiempo le dicen al Banco Central “dame los dólares porque me bajan los depósitos y los encajes”.

Los bancos guardan el 70% de lo que se deposita en el Banco Central. Y el BCRA está usando esos dólares para vender para financiar la corrida, por eso las reservas netas en Argentina, según los distintos analistas, ya están en saldo negativo.

¿En qué caso puede darse el problema?

No hay dudas de la operatoria de los bancos, porque guardan un montón de dólares en relación a los depósitos que tienen. “No tengo dudas que no tienen ningún problema de riesgo de contraparte: los prestan bien” dice Milei. Lo prestan a entidades que pueden devolver los dólares, en ese aspecto no hay dudas. El problema es el Banco Central en donde ese 70% de dólares que están obligados a depositar los demás bancos, éste los usa para financiar la corrida.

Concluye la explicación Trovato diciendo que el problema es que el Banco Central vende lo que no es de él. Entonces existe la posibilidad de que los bancos empiecen a dar turnos con mayor velocidad y viene una corrida de retiro de depósitos en dólares. Los bancos en un momento van a decir que no tienen más porque los tiene el Banco Central. Y mucha gente se ha dado cuenta hacia dónde vamos.

Dejá tu comentario: