Préstamos para pagar deudas y cancelarlas

¿Hay Préstamos para pagar deudas con Veraz?

Si te encontrás en una situación económica complicada, es posible que se te hayan acumulado deudas de facturas impagas como alquiler, luz, gas, expensas, cuotas de préstamos bancarios, tarjetas de crédito y mucho más. Es tan variada la cantidad de deudas que podemos contraer que a veces se hace inmanejable. Es por eso que queremos presentarte opciones que te ayuden a salvar esta situación y también la opción de reunificación de deuda. Aquí te explicaremos de qué se trata para que analices si te sirve.


Debido a la complicada situación económica Argentina, se han hecho muy populares estos préstamos para poder cancelar deudas. Esta opción puede salvarte a la hora de ponerte al día con tus compromisos y de esa manera evitar caer en el Veraz.

Préstamos para pagar facturas de servicios: luz, agua, gas, etc.

Si las facturas de tus servicios vinieron con mucho aumento o tu consumo se incrementó y se te hace imposible pagarlas, aún tenés opciones.


En primer lugar, y para evitar cortes de agua, gas, electricidad, etc. debes consultar sobre los planes de refinanciación que te pueden ofrecer las compañías acreedoras. Es decir, hablar directamente con la empresa que te provee el servicio para que te informen si existe forma de ponerse al día pagando en cuotas. En el caso de que no podás refinanciar la deuda, podés solicitar un préstamo para pagar los servicios. Algunos ejemplos de empresas que dan créditos rápidos y accesibles en el párrafo siguiente:

¿Qué es la reunificación de las deudas? ¿Por qué te conviene hacerlo?

Reunificar deudas es colocar en un único sitio a todos tus pequeños créditos. Todo lo que debes queda en un solo y único préstamo. De esa manera, agrupadas y con una sola cuota mensual con un solo tipo de interés, tendrás un compromiso más ordenado para pagar.

Es lógico que tener diferentes tipos de créditos y préstamos depende del tiempo que tengas para organizarte. Es natural que de esa manera estarías perdiendo mucho de tu valioso tiempo y esfuerzo cuando se trate de la gestión de tus finanzas. Además esta estrategia puede servir para refinanciar tu deuda y evitar tener un informe Veraz Negativo.

De todas maneras hay que tomar la decisión de forma cuidadosa. Analizar detenidamente para evaluar si te conviene viendo cuáles podrían ser las desventajas en cuanto al contrato que ha firmado. Mirar si tenías ciertas condiciones en la letra chica que tal vez estés descuidando, algún detalle que te perjudique a la hora de unificar la deuda, etc. Es decir tal vez no te conviene unificar algún crédito en particular. Tenés que cuidar esos puntos.

Prestamos Veraz y Creditos

¿Cómo funciona este tipo de préstamo para reunificar y cancelar las deudas?

La reunificación de deuda es un poco distinto a pedir un crédito en las empresas mencionadas anteriormente.

Prestamos Veraz y Creditos

Algunos bancos y financieras se ofrecen a analizar todas tus deudas, generalmente viendo los informes comerciales, y luego te ofrecen un nuevo préstamo que se adapte a tu situación actual. Es decir que podrás pagar todas tus deudas pero con una única cuota mensual de distinto monto, interés y plazo. Cuando tu préstamo es aprobado, la entidad que te lo otorgó se encargará de  realizar los pagos de tus deudas.

Actualmente existe otra modalidad: los bancos en vez de llamarle “compra de deuda”, los otorgan como préstamos personales con destino libre. Se estudia previamente la situación financiera del solicitante y su capacidad de pago. En este caso, la persona debe hacerse cargo de pagar todas sus deudas una vez que se le deposita el dinero solicitado en su cuenta.

Lo que hay que entender es que en algunos casos la manera de hacer esto no se trata de que te ‘den dinero’ sino que es un mecanismo por el cual ellos tomarán tu deuda. En pocas palabras, te comprarán tu deuda. Algunos ejemplos pueden ser deuda de las tarjetas de crédito, o los préstamos personales que pueden ser prendarios e hipotecarios, etc. De esa manera, la financiera o banco unifica en un solo pago la suma de todas las deudas que habías contraído. Ese monto te lo refinancian, es decir, te dan un nuevo plazo y nuevas cuotas para que vayas pagando y que puedas cumplir con cada pago pero con nuevos intereses.

Entonces… ¿Se puede unificar mi deuda?

Antes hablamos de cuando una entidad financiera te compra tus deudas bancarizadas. Pero cuando tenés deudas desordenadas, de distintos tipos, como pago de servicios, pequeños rubros, hasta deudas informales; la otra opción es pedir dinero en una financiera o plataforma de créditos online.

De esta manera además de evitar «manchar» tu informe Veraz, te vas a ahorrar papelería y burocracia y vas a poder resolverlo de una manera más directa. Además podrías pagar las deudas pequeñas y pasar a tener una deuda con una sola cuota mensual durante el período de tiempo que corresponda a tu crédito.

¿Qué tener en cuenta al hacer este trámite?

Por dar un ejemplo, las financieras que prestan dinero ganan al cobrar los intereses pero si devolves las deudas muy pronto, el beneficio para ellos desaparece por lo que puede haber alguna cláusula de penalización por cancelación temprana. Por esto es mejor calcular cuánto vas a estar ganando al reunificar tu deuda. Y a cuánto se va esa tasa de cancelación. Si esa tasa es más grande que los intereses que vas a pagar a largo plazo, tal vez no te conviene reunificar en ese caso. Tenés que hacer las cuentas detenidamente y comparar en cada caso.

¿Hay ciertas deudas que no aparecen en el Veraz?

Este es un tema interesante aunque, si bien para algunas personas puede ser obvio, hay que aclarar que hay cierto tipo de préstamos que no van a aparecer en el Veraz cuando no se estén cumpliendo con los pagos a tiempo. Generalmente éstos se asocian a por ejemplo, la economía informal o familiar. Vamos a ver algunos ejemplos:

Casas de empeño: se recurre a estas opciones cuando tenés un algo de valor y necesitas plata urgente. Allí se deja un objeto de valor como garantía de la devolución del préstamo. Si bien este tipo de instituciones pueden ser formales y pueden estar “en blanco”, no necesariamente tienen una relación o convenio con los sistemas de bases de datos. Es decir, este tipo de préstamos no van a figurar en el historial crediticio.

Préstamos de familiares o amigos: pedir dinero a un familiar suele ser una de las opciones más utilizadas, dependiendo del monto, obviamente y de la situación. Pero es lo más utilizado para poder salir de un escenario de urgencia. Es lógico que el incumplimiento en estos casos pueda traer problemas de la relación entre vos y tus familiares o amigos. La ‘ventaja’ de este tipo de préstamos es que no tiene ninguna conexion con los informes comerciales, esto es básico pero es bueno recordarlo.

Los préstamos concedidos por un empleador: si sos empleado en relación de dependencia, algunas empresas pueden ofrecerte la opción de darte un adelanto de sueldo o de prestarte una parte de sueldo o darte dinero directamente. Tu empleador puede transferir un dinero a modo de préstamo. Este tipo de adelanto tampoco tiene ningún convenio con las bases de datos de morosos. Por lo tanto es algo privado dentro de la relación entre empleado y empleador. Esto significa que no va a afectar tu historial crediticio un incumplimiento de este tipo. Pero hay que tener en cuenta que el incumplimiento de estos préstamos puede tener otro tipo de problemas como las formas de cobrarse el crédito desde tus ingresos, patrimonio, etc.

¿Cómo se puede saber si tengo demasiada deuda?

Depende mucho de cada persona. Para algunas, cierto monto puede ser muchísima plata y para otras es muy poco. Algunas personas necesitan ahorro por muchos meses para sentirse tranquilos y a otros no les importa tener una deuda de medio año de sus ingresos y no tener ahorros.

Más allá del dinero que ganas al mes, hay ciertas cosas que hay que tener en cuenta: por ejemplo tener un Veraz Negativo sería un punto para alarmarse. Y sí estás pagando tus servicios mensuales pidiendo dinero prestado, es otra señal de que hay algo que no anda bien con tus finanzas.

Tus consumos mensuales, lo que tenga que ver con alimentos y tus gastos del mes, deberían estar pagados con tus ingresos de ese mes, o, en última instancia, con una parte de tus ahorros. Si estás usando tarjeta de crédito o si estás endeudándote para pagar los servicios básicos, se considera que estás viviendo más allá de tus posibilidades reales.

Tampoco es bueno estar utilizando ahorro para pagar las deudas que habías contraído. Peor todavía cuando te quedan muchísimas cuotas por delante para seguir pagando. Si tenés muchas deudas y en muchos lugares, en ese caso podés considerar la opción de unificarlas en un solo bloque para poder afrontarlas con mayor comodidad como explicábamos arriba.

¿Qué pasa si no puedo pagar la deuda?

Hay gente que cree que no pagar una deuda no tiene consecuencias. La verdad es que lo correcto es afrontar el problema y darle prioridad para poder saldar esa deuda. Obviamente hay situaciones en las cuales no se puede afrontar el pago y es mejor en esos casos acercarse por ejemplo al banco y comunicar ese inconveniente. Ponerlos en conocimiento sobre tu realidad económica, sobre el pago y el incumplimiento, no hay que sentir vergüenza. Encarar el problema e ir a las oficinas y explicar el problema.

Si pedís ayuda, obviamente el que te haya prestado el dinero prefiere buscar la manera de resolver tu problema y que pagues. No importa si tu pago tiene cierta demora, ellos saben que es mejor tener un cliente que tarde o temprano termine pagando con refinanciaciones, que no cobrar nunca. Las dos partes saldrían beneficiados. En esos casos es probable que, por ejemplo, el mismo banco refinancie ese préstamo. Quizás te propongan un plazo más largo para que la cuota se haga más baja, o un periodo en donde no pagues, o solamente pagar los intereses son algunos ejemplos.

En todo caso son distintas soluciones que te van a ayudar a salir de esa mala situación. Tené en cuenta de todas formas que cuanto más tiempo se estire el pago de la deuda, más cara será la devolución de ese monto. Y todas esas opciones son mejores que dejar de pagar.

En resumen: ¿Qué pasa si no pago lo que debo?:

No vas a poder acceder a nuevos préstamos

Por ejemplo si dejaras de pagar la tarjeta de crédito, va a quedar deshabilitada hasta que no pagues la deuda pendiente. Incluso hay entidades financieras que dan de baja las tarjetas cuando hay mucha deuda atrasada. Hay que tener cuidado con este punto.

 Vas a pagar mayores tasas de interés

Este es otro punto obvio. El precio del crédito va a ser mayor. Significa que vas a tener que hacer frente a mayores penalizaciones como parte del acuerdo que firmaste. Es qué el interés va a variar dependendiendo del contrato, por lo que hay que leerlo desde el principio. Lo mejor es no ampliar la deuda más de lo que pensabas.

Vas a ser expulsado del sistema financiero

El problema cuando no pagas es que quedas marcado. Las entidades financieras avisan a las compañías de informes comerciales, como son el Veraz, Nosis, etc. y estarías en la base de datos de 2 a 5 años, dependiendo el caso. Tendrán que pasar todos esos años para que alguien acepte volver a prestarte dinero en el sistema formal tradicional. Es decir, va a ser imposible que algún banco te vuelva a dar un préstamo personal.

Podés perder tus bienes

Cuándo pediste un crédito tal vez dejaste bienes en garantía. Estabas exponiendo esas cosas respecto al pago de la deuda. Y cuando no has sido puntual, estás arriesgando bastante parte de estos bienes importantes. Y la entidad tendrá el derecho de reclamar esos objetos por tu incumplimiento.

En todo caso, si no querés tener este tipo de problemas vas a tener que acercarte a la financiera para intentar acordar ciertas maneras de resolver la financiación. Una de las formas puede llegar a ser pagar cuotas más bajas durante mayor cantidad de tiempo: qué te reunifiquen ciertas deudas, como habíamos hablado anteriormente. De esta manera en una única entidad tendrás todo lo que antes eran tus deudas.

¿Hay consecuencias judiciales al no pagar la deuda?

Esto depende. En algunos casos con ciertos créditos hipotecarios, por ejemplo, los bancos podrían llegar a hacerte una demanda. Esto te traería problemas porque contratar un abogado representa grandes pérdidas de tiempo y dinero para realizar todo el procedimiento. Esto depende mucho del contrato que has firmado. Por eso hay que prestar atención a todas las cláusulas y a las condiciones que pusieron.

¿Te prestan para pagar multas?

Hay mucha gente que vive al día y que no cuenta con suficientes ahorros para afrontar emergencias que puedan surgir. Una de ellas puede ser una multa de tráfico, que a veces puede ser un monto demasiado grande. Si estás pasando por un momento inoportuno para pagar una multa de tránsito, hay ciertas opciones que podrías tomar. Lo ideal en todo caso es pagarla cuanto antes.

Una de las opciones para afrontar esto es pedir créditos online de montos más o menos pequeños y con un plazo de devolución bastante corto, por ejemplo de un mes. Como sabes, estos créditos están pensados para poder resolver una situación personal bastante puntual y esa manera cerrar el tema.

Por ejemplo si te hubieran puesto una multa de $6000 podrías recurrir a estas plataformas o financieras de créditos personales online y pedir esa cantidad, calculando que, por ejemplo, dentro de 20 días podes tener el dinero. En ese caso podés ajustar ese plazo y así vas a ahorrar dinero de los intereses. Por lo tanto devolver eso cuanto antes puede ser la mejor salida en este caso. Esto no es para repetirlo varias veces al año, sólo es para estas situaciones.

¿Cómo evitar tener una mala calificación del Veraz?

Cómo lo explicamos antes, no hay ningún truco mágico. La única manera de evitar malas calificaciones es, obviamente, pagando las deudas en tiempo y forma. Tan simple como eso.

Como bien sabes, las entidades financieras clasifican a los deudores en ciertas categorías, más bien en ciertas “situaciones”. Esto se informa al Banco Central de la República Argentina.

Las clasificaciones dependen de la gravedad del incumplimiento de las deudas. Van del uno al seis. Las situaciones son las siguientes:
Número uno es el normal.
Número dos es el riesgo potencial.
El tres es “con problemas”
Cuatro es “con alto riesgo de insolvencia”
Cinco la famosa situación “irrecuperable”
y agregan el seis, que es “irrecuperable por disposición técnica”.

Figurar como deudor incobrable te pone en una situación sin salida. Ese incumplimiento es bastante inconveniente, porque provoca problemas para poder acceder a otros préstamos. Y en el caso de una empresa, problemas en su desarrollo comercial.

Varias cuestiones te pueden llevar a aparecer como moroso. La más común es el atraso en los pagos de ciertas deudas de créditos. Otra es figurar también como un codeudor con otra persona. Será mejor evitar tener problemas con el historial crediticio.

Recordemos que Veraz no es una institución que brinde créditos, sino una base de datos que muestra el historial que tenés vos frente a tus deudas y los comportamientos frente a los créditos.

Dejá tu comentario: